Papeles

Sev!llaReport o coger la barca y salir a navegar

El pasado martes 18 de marzo y pasadas las siete de la tarde, en el Salón de Actos de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, se pudo asistir a la puesta de largo del diario digital Sev!llaReport, presentada por el Decano de la propia facultad, Antonio Checa Godoy, y prologada por el periodista sevillano Carlos Mármol. Los tres miembros fundadores y redactores del equipo inicial, Gregorio Verdugo, Juanjo Cerero y Jesús Rodríguez, a los que más recientemente se han incorporado Mónica Niño y Alejandro Mejías, expusieron ante alumnos y profesionales las claves que hacen de Sev!llaReport uno de los principales medios de referencia para conocer al detalle la actualidad –y más allá de ella– de la información local.

De izqda. a der.: G. Verdugo, C. Mármol y J. Cerero | © César Caso, 2014

A pesar de sus dos años ya de andadura por las calles de Sevilla, su presentación oficial no tuvo lugar hasta el pasado martes. O, por decirlo de otra manera y con las palabras de sus protagonistas, Sev!llaReport (SR!) cumplió dos años y quiso compartir la efeméride con los compañeros de la casa que ha dado a tres de sus integrantes.

Por una parte, el acto iba encaminado a informar de las novedades y mejoras que el equipo está desarrollando, principalmente, en lo relativo al acceso del lector mediante un sistema de suscripciones que les garantice seguir adelante con un modelo periodismo sujeto a unos intereses concretos, esto es, los informativos. Pero por otro lado, que un medio de comunicación se presente hoy con unas particularidades tan admirables –información local, mirada crítica, independencia…– lo convierte en algo tan frágil y amenazado que dos años de historias en sus espaldas es motivo más que suficiente de Fiesta Mayor.

Carlos Mármol es un reputado e impertinente periodista de esta ciudad. Su longevidad en la profesión quedó manifiesta en un prólogo que, por crítico, mordaz y certero, no dejó otra opción a los presentes que la de revolverse en las butacas mientras duró la marejada de realidades ante las que el periodismo de hoy tiene que maniobrar.

Que los jurásicos periódicos se equivocaron creyendo que su público eran los anunciantes y no los lectores, hasta que ambos han sido infieles y ahora no queda a quién ni a qué agarrarse para evitar el ahogamiento. Que la iniciativa del periodista que «navega solo ante la tempestad» pasa de ser una alternativa digna de aplauso a única opción posible. Que «la épica historia de este grupo de valientes» se hace el doble de heroica cuando de información local se trata –tan denostada– porque la calle, a diferencia del Parlamento o el estadio, no cierra nunca. Que «los muy ingenuos» solo son «tres tipos infames que querían trabajar sin jefes». Pero que han de ser bendecidos por la ingenuidad que aún les queda para salir a las aceras y contar lo que ven. El periodismo puede saberse superviviente al naufragio con gente como la que hace Sev!llaReport.

Motín y autogestión

Cuando tres que no quisieron ahogarse en el barco, aunque ello fuera hasta más razonable que lanzarse a la tempestad en bote y sin salvavidas, nació SR!; por eso no puede verse solo como la historia de intrépidos grumetes, sino como la triste realidad paradigmática del panorama informativo, pues no por capricho la opción B está en segundo lugar.

SR! quiere profundizar en historias que no podrán leerse en otra parte con una visión diferente, como promete su eslogan. Historias que rehúyen la instantaneidad, que requieren de una atención más generosa, y no por ello dejar a la deriva la última noticia. «Hablar de la Sevilla que no se ve y de sus ciudadanos», quiso matizar Juanjo Cerero. Porque si alguna ventaja hay que destacar de las perspectivas con las que SR! se lanza al abordaje es que el ciudadano está en el centro de sus preocupaciones. El lector de información local agradece la utilidad que reporta para su vida cotidiana conocer qué va a encontrarse esta mañana cuando salga del portal.

Dice David Gistau que «el trauma del periodista es pasar desapercibido». Pero SR! entiende que el valor del periodismo no se mide en función de lo que cuesta un número más o menos establecido de hojas de papel pajizo ni de la cantidad de followers, sino en el hecho de que entre ellas el navegante encuentre el cofre del tesoro: las claves para manejar su propia vida, primero en su barrio, luego en su ciudad. Por eso es normal que no se planten en medio del atolón. La misión a desplegar es tan sencilla y compleja como administrar un derecho social de todos los ciudadanos de Sevilla. Y así llevan dos años. Dos años, con la que está cayendo. Como para no descorchar la botella de ron.

[El logotipo de SR! es obra de Rafa Laó ©]

© César Caso, 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s